Obras

naturaleza muerta, 1991Concreto20 elementos, cada uno de 8" × 18" × 30"

Encontré que en un pequeño fragmento de una rama se siente el gesto de un cuerpo vivo. Las figuras talladas en las tumbas medievales, tan quietas e inocentes, con la cabeza apoyada en una fría almohada de piedra, parecen existir por el deseo de conservar una imagen de lo que una vez estuvo vivo, para retenerla para siempre, congelada en el tiempo. Así como Sócrates Scupture Park es en sí mismo una frágil pieza de la naturaleza al borde de un páramo urbano, el fragmento más pequeño de la naturaleza se vuelve precioso. La sensación de descanso (REPOS) es a la vez seductora e inquietante. Nos sentimos atraídos por esa comodidad infinita incluso cuando la reconocemos como la muerte. Quizás en cualquier cementerio lo que nos conmueve es nuestra sensación de vulnerabilidad; la vida es frágil, efímera… estas vidas tranquilas han pasado al olvido. Sin embargo, más alarmantes son los cementerios de los soldados desconocidos; allí, la gran cantidad de marcadores sugiere violencia y destrucción de vidas jóvenes interrumpidas de forma poco natural. Es una ironía final que las tumbas mismas no hablen de vida, sino de un orden impersonal, un silencio, una quietud, un descanso permanente.

Exposiciones

28 de abril de 1991 - 26 de abril de 1992 Grass Roots Arte Energía