Obras

Pájaros, 1997Lienzo320 cm × 300 cm × 280 cm

La escultura tiene la forma de dos pájaros absurdamente combinados: la paloma del cementerio, cuya dirección es hacia la tierra, es un símbolo que a menudo se encuentra grabado en las lápidas de las personas en Europa; y un patito de goma mirando al cielo, evocando la primera infancia y los inicios de nuestro ciclo vital. Este contraste expresa una especie de amarga realidad y el propio viaje desde el nacimiento hasta la muerte. La paloma vino del cementerio donde paseaba con mi madre; el cementerio fue destruido por vándalos, y la paloma que encontré más tarde tirada en un macizo de flores junto a una parada de autobús. El patito es de mi casa abandonada, donde jugaba con mis amigos. Lo encontré allí en el polvo. Visualizo mi escultura como bocanadas de nubes que se juntaron como por casualidad. Correspondía también con la tecnología de los globos aerostáticos.

Exposición

28 de septiembre de 1997 – 1 de mayo de 1998 Internacional 97