Obras

SaraS, 1989Luminarias de sodio de baja presión y galería de luz "bug": láser de argón, láser de neón de helio, ópticas y monturas, gel, malla, niebla, pintura reflectante, cable, luces negras12' × 17' × 39'

SaraS fue diseñado para la Galería del Museo Sócrates para una visita de un día el 22 de octubre de 1989 desde las 2 p. m. hasta la puesta del sol. Mi visión de este trabajo "específico del sitio" fue integrar la dinámica de la luz del día y la luz láser para definir y modificar activamente el entorno interior.

Lo siguiente es la experiencia de un espectador de la instalación: “Se ingresa al edificio desde la luz del día a media tarde. Una escalera iluminada con luz monocromática amarilla comienza a saturar la visión del color. La ausencia de color crea una imagen residual de tono azul complementario. Se afecta un “acondicionamiento” en el espacio interior. El espectador asciende a la puerta del segundo piso y entra en una habitación que contiene una luz atmosférica azul-violeta. Arriba, una perspectiva dinámica se abre a la vista. Flotando por encima y entrecruzándose a través del volumen del espacio de la galería hay una construcción de rayo láser de 40 pies de largo. Su intenso color amarillo verdoso se realza sobre el fondo de la luminancia violeta dispersa a medida que el ojo se adapta a la orientación del color anterior. En el extremo opuesto de la habitación, una fila de ventanas adyacentes enmarca una vista difusa del cielo, la ciudad, el agua y el paisaje. El vidrio de las ventanas está polarizado, aunque parece "blanco" en relación con el color de la habitación. Tres patrones solares rojo-violeta distintos se arrojan desde las ventanas y se arquean lentamente a través del piso hacia la pared adyacente. La composición de rayos de la escultura láser depende de este movimiento. Aparecen áreas activas de línea, color y forma a lo largo de diferentes puntos de vista. A medida que el sol se acerca al horizonte, se alinea directamente con las ventanas y enmarca tres rectángulos paralelos a lo largo de la pared adyacente. Aquí terminan su tránsito irradiando un cromo rosa brillante, y luego se desvanecen lentamente”.

Un agradecimiento especial a Sarah, Trix y Curt y la puesta de sol clara y púrpura que siguió a una semana de lluvia.

Exposiciones

7 de mayo de 1989 – 11 de marzo de 1990 Ciudad de las esculturas