Obras

Arco, 1994Granito gris38' × 1' × 8'

Hay una crudeza en las últimas esculturas de piedra de Claes que les da un carácter especial. Un mínimo de cultura y un máximo de naturaleza. En su trabajo de finales de la década de 1980 y principios de la de 1990, contrasta diabasa o granito altamente pulido con piedra en bruto. Actualmente se está concentrando en la piedra en bruto. Él “desafía” las leyes naturales de la gravedad al permitir que sus poderosos bloques de granito “floten” sobre el suelo. La dimensión real juega un papel importante; para hacernos darnos cuenta de nuestra insignificancia, advertirnos contra la arrogancia y recordarnos el gran todo con el que la gente de la ciudad está perdiendo contacto en un grado cada vez mayor. Los enormes arcos de granito de Claes son una especie de ready-mades. Los problemas técnicos involucrados en liberar bloques de piedra tan grandes de rocas y montañas son máximos, mientras que lo que se hace con la piedra es mínimo. Al colocar arcos de granito de este tipo en un entorno urbano, crea un choque entre la naturaleza y la cultura, donde la naturaleza es atemporal y la cultura es efímera. Colocar (la escultura) en un entorno natural da como resultado el mismo choque a la inversa. El punto crucial es que la naturaleza es naturalmente siempre superior. (extracto de una declaración de Folke Edwards, Goteborg, 1 de septiembre)

Exposición

21 de mayo de 1995 – 31 de marzo de 1996 Surgir