Obras

Río – Camino – Sendero, 1990Huellas de neumáticos4' × 70' x40'

La intención de nuestro trabajo es transformar y revelar aspectos de la historia del sitio, modificándolo en el presente. El sitio fue una vez un pantano. Había un río cerca. Era una granja de semillas. Más tarde, fue un vertedero. Ahora es un parque de esculturas. Mediante la manipulación de elementos que reflejan estas funciones, mientras abordamos cuestiones más amplias de la intervención humana en el paisaje, creamos una perspectiva poética para ver la tierra. La obra se ubica en un camino existente, conectando el espacio central del parque con el East River. Los neumáticos, símbolo de la cultura del automóvil, implican la aniquilación de la tierra y el vertedero, al tiempo que recuerdan la relación contradictoria y orgánica de los ríos y las carreteras. Además, la yuxtaposición de la hierba del pantano, contra el río de caucho, sugiere que la calidad regenerativa de ambos puede transformarse, moldearse y renovarse. Al vivir en una época en la que muchos lugares parecen estar agotados, estas ideas transformadoras pueden llevarnos a un futuro más productivo. Gracias a Mark Automation y Viking Fender.

Exposición

23 de septiembre de 1990 - 1 de abril de 1991 Tierra de nadie