Obras

Mudo, 1995Acero pintado10' × 5' × 5'

La pieza surge de una idea de crear una escultura austera que revela poco y lanza al espectador hacia adentro en un estado de introspección. Se niegan las expectativas y los deseos básicos. El escenario permanece inmóvil sobre el cual el actor principal, el piano, permanece mudo. Los oradores permanecen en silencio, las puertas permanecen impenetrables. Un púlpito vacío y ojos de cerradura que no revelan nada de la información asociada con las imágenes, dejando que nuestra imaginación llene los espacios vacíos.

Exposición

21 de mayo de 1995 – 31 de marzo de 1996 Surgir